Barça le agua la fiesta al Madrid

marcada por el morbo de ver a Guardiola flanqueado de su segundo nominado a primero.
Tras  la victoria del Madrid en el clásico  del Camp Nou, a la competición liguera le quedan dos alicientes.

El Madrid quiere consagrarse en la catedral
El primero, saber en que campo los  blancos cantaran el alirón (festejo de su título). Este domingo, el correctivo del Barça al Rayo Vallecano (0-7), pospuso las festividades.
El Madrid transformó en puro trámite su envite contra el Sevilla de Michel (3-0), y se hizo seguidor del Rayo. Pero los chicos de Guardiola  les aguaron la fiesta. Les cambiaron los cohetes, por un fuego artificial de goles en Vallecas.
Los blaugranas demostraron que  han superado sus dos recientes  contratiempos. 
Ahora, los madrileños piensan aprovechar la siguiente oportunidad. Quieren  consagrarse en el campo de Bilbao, llamado la catedral,  ante Bielsa y los suyos. La victoria les daría el título, sin más cálculos. De no ser así, tendrían que obtener el mismo resultado que el Barça que recibe el Málaga dos horas antes.
Sin embargo, una derrota madrileña combinada con un empate o victoria del Barça,  obligaría a reportar la consecución matemática del titulo a la jornada siguiente.

Guardiola en la mira
El segundo aliciente tiene un fondo morboso. El banquillo azulgrana ha sido bombardeado por los flashes y enfocado por las cámaras en Vallecas.
Ver a Guardiola en el banquillo al lado de Tito Vilanueva ahora  tiene otro matiz.
¿Siguen las cosas de la misma manera desde la renuncia?
Aunque se declaren amigos, a nivel laboral, estas situaciones son muy delicadas. Cómo no pensar que Pep esta perdiendo autoridad en esta relación ambigua.
De hecho, ya empiezan a correr los comentarios de tipo “con Tito, el barça marca más goles” Para mi gusto, la directiva del Barça se podría haber esperado al final de temporada para hacer pública la decisión sobre el nuevo entrenador. No entiendo tanta prisa. Otros motivos no deportivos han imperado. Al final, esta precipitación dañará la imagen de Guardiola, y Dios sabe si no se lo merece.

Y volviendo al fútbol, el pulso entre Messi y Ronaldo para el pichichi sigue. Ambos marcaron  este fin de semana. Están ahora  empatados a 43 goles y han conseguido un nuevo record goleador.

Pie
Tito Villanueva, junto a Pep Guardiola. (tito)