Como padre… ¿Hago buen trabajo?

Si su hijo puede vivir armónicamente en la sociedad, si tiene sus propios proyectos y se respeta así mismo y a los otros, quiere decir que usted ha hecho un buen trabajo como padre de familia.

father and son

Por Sandra Gómez/Master en Psicología
Me he sorprendido en muchos momentos pensando si estoy haciendo un buen trabajo como mamá. Este pensamiento me genera preocupación y me lleva a preguntarme: ¿Qué es ser una buena mamá o papá? ¿Qué necesitan mis hijos aprender de mí? Cuando ellos me dicen que soy una mala mamá, ¿realmente lo soy? O me lo dicen porque no quieren seguir una regla que les doy para protegerlos como niños que son.
Personalmente siento que el ser mamá es el proyecto más difícil que he emprendido en mi vida. Realmente no hay un libro que me diga con certeza como actuar y enseñar a cada uno de mis dos hijos.
En muchas ocasiones me siento sola y confundida, porque lo que le ha servido a otro, en muchas ocasiones no me sirve a mí en casa. He leído mucho de técnicas de crianza y hay momentos que siento que ninguna de ellas me puede ayudar.
Como puedes ver, no tengo la respuesta a estas preguntas. Sin embargo, he podido aprender varias cosas con los casi 20 años de trabajo como terapeuta, las cuales me ayudan a saber que estoy haciendo algo bueno con mis hijos y hoy quiero compartirlas contigo:

El fracaso
No siempre que un hijo fracasa, es el fracaso de los padres: He visto muchos padres en sufrimiento, preguntándose en qué fallaron con ese hijo que está en problemas. Al analizar detalladamente, se dan cuenta que sus otros hijos están realizado y solo uno de ellos no lo logró. Recuerde que la personalidad también influye en las vidas, y la personalidad no solo se construye con la intervención de los padres, hay algo individual de cada ser que sobrepasa lo genético y todo esfuerzo de los padres.

El comportamiento
El mal comportamiento en casa no quiere decir que será un mal ciudadano: Es común que los hijos no quieran levantar su ropa del piso, no tengan buenas maneras en la mesa y hasta le contesten a los padres irrespetuosamente.
Sin embargo, cuando usted va las reuniones de la escuela, las maestras le hablan de una persona que no concuerde con la que usted tiene en casa. Es posible que usted se pregunte, ¿La maestra estará hablando de mi hijo o se equivocó de alumno?
Es posible que sea el mismo muchacho, simplemente que usted hizo un buen trabajo transmitiéndole un comportamiento adecuado en la sociedad. No olvide que en la casa es el único lugar donde un niño que se está desarrollando, puede ensayar y dejar salir sus pensamientos y acciones tal y como los siente.
Esto es lo que hace tan valioso el vivir con la familia, que es un lugar incondicional de amor, donde se le permite ser hasta que está listo para vivir en sociedad con otros sin la supervisión de los padres.

El amor
Parece que su hijo no lo quiere: No se preocupe, su hijo lo quiere a su manera. Si nota que él o ella ya no quieren pasar tiempo con usted o prefiere a sus amigos, recuerde que es un buen signo, de que usted ha hecho un buen trabajo promoviendo la independencia necesaria para la adultez.
Los hijos necesitas dar prioridad a otros asuntos más que a estar todo el tiempo con papá y mamá, sin querer despegarse de ellos. Ellos necesitan construir su propio círculo de amistades, gustos y proyectos.

En conclusión
Si su hijo puede vivir armónicamente en la sociedad, si tiene sus propios proyectos y se respeta así mismo y a los otros, quiere decir que usted ha hecho un buen trabajo como padre de familia. Recuerde que la etapa de la adolescencia para muchos es un desencuentro de sí mismo para luego encontrar su propio ser. Solo tenga paciencia y siga cumpliendo su función de faro, es decir, de orientador.